Doctrina podría evitar a infanta Cristina su presencia total en juicio

Madrid, 10 Ene .- La aplicación de la llamada “Doctrina Botín” podría evitar a la infanta Cristina de Borbón, hermana del rey Felipe VI, sentarse en el banquillo de los acusados a lo largo del juicio del llamado “Caso Nóos”, en el que es una de las acusadas.

La segunda hija de los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía es una de las 18 personas acusadas en este caso de presunta corrupción, principalmente de malversación de fondos públicos y delitos fiscales, cuyo juicio inicia este lunes en Palma de Mallorca, en el Mediterráneo español.

En este caso, el esposo de la infanta Iñaki Urdangarin y su ex socio Diego Torres son los principales acusados, al encabezar el Instituto Nóos, dedicado a la organización de actividades deportivas y a través de las que se realizaron operaciones que dieron lugar a esos delitos.

En concreto se trata de actividades con los gobiernos de Islas Baleares, la Comunidad Valenciana y otros, a través de los que se transferían fondos públicos.

Los delitos por los que se les acusan son malversación de fondos públicos, fraude a la administración pública, falsedad documental, prevaricación y fraude fiscal.

En tanto, la hermana de Felipe VI está acusada como “cooperadora necesaria” de dos delitos fiscales cometidos presuntamente por su esposo en los años 2007 y 2008.

La instrucción del caso permitió a la defensa de la infanta evitar que se le acusara de delitos de lavado de dinero, por lo que sólo quedó la de delitos fiscales que sostiene una parte acusatoria, el sindicato de extrema derecha “Manos Limpias”.

Por ello, la defensa de Cristina de Borbón, que encabeza el constitucionalista Miquel Roca, pedirá en la sesión de este lunes le sea aplicada la llamada “Doctrina Botín”, a fin de evitar su presencia en lo que resta de juicio.

Se trata de una jurisprudencia aplicada en 2007 al entonces presidente del Banco Santander, Emilio Botín, acusado junto a otros directivos de la entidad de operaciones irregulares de crédito por una asociación de defensa de usuarios de la banca.

En ese caso, la Audiencia Nacional y después el Tribunal Supremo avalaron que Botín no podía ser llevado a juicio si solo la llamada acusación popular sostiene los cargos, pero no así ni la Fiscalía ni la parte afectada (en ese caso Hacienda).

Para el caso de la infanta Cristina, ni la Fiscalía, ni Hacienda, ni la Abogacía del Estado la acusan de nada, y sólo la acusación popular de Manos Limpias le sostiene los cargos, por lo que en ese sentido su defensa pedirá se beneficie de esa jurisprudencia.

La infanta se sentará este lunes junto a los otros 17 acusados, pero al ser el inicio los magistrados desahogarán los trámites y procedimientos con la Fiscalía, las partes acusatorias y las defensas, por lo que no se prevé intervención de ninguno de los acusados.

Por ello, dentro de esas cuestiones preparatorias las magistradas encargadas del juicio deberán resolver la posibilidad o no de aplicar la jurisprudencia conocida como “Doctrina Botín”.Notimex