Presidente Obama pide la unión de todos para el futuro de los Estados Unidos.

Busca que el Congreso apoye de verdad su gobierno, para mejorar sustancialmente la economía

Con la visión de buenos vientos al frente, a pesar de estadísticas y números, el Presidente Barack Obama, se dirigió a los casi 309 millones de estadunidenses, en su Discurso del Estado de la Unión.

Hablando un lenguaje muy claro y mirando casi que a la cara, a cada uno de los congresistas, Obama pidió la unión de los partidos para un fin común, sacar al país de las dificultades por las que está atravesando en estos momentos, como lo son el declive de la economía, y el aumento significativo del desempleo, eso si, sin nombrar que se calcula que la nación ha alcanzado su punto más alto de endeudamiento en su historia como país.

Por otra parte, le pidió a los republicanos sentarse a hablar de verdad sobre la reforma migratoria, aunque solo toco el tema apenas lo necesario, en una alocución televisiva que duro algo más de una hora.

Dentro de los detalles significativos de su Discurso de Estado de la Unión , la silla de la Congresista Giffords –quien sufriera un atentado contra su vida, hace dos semanas, y de cual se recupera satisfactoriamente—estuvo vacía, y las bancadas de los dos partidos, decidieron sentarse entremezclados dando ejemplo de solidaridad y portando un liston negro.