Precandidato presidencial Marco Rubio con problemas de credibilidad

Miami, 17 Ene.- El precandidato presidencial Marco Rubio, la imagen hispana renovadora del Partido Republicano de Estados Unidos, que se erige como esperanza ante Donald Trump, lucha en una campaña salpicada por problemas de credibilidad y liquidez financiera.

El senador por Florida, de 45 años de edad, que nació y creció en Miami, ciudad en la que se instalaron sus padres tras emigrar de Cuba, no tiene claro si pueda lograr la nominación debido a factores como donaciones, el apoyo congresional y el voto hispano en el seno del partido.

“Acabamos de hacer una encuesta y para sorpresa de muchos (Donald) Trump lidera entre hispanos latinos, en segundo lugar está (Jeb) Bush y los dos hispanos Rubio y Ted Cruz están distantes”, dijo a Notimex Eduardo Gamarra, analista político de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

Según el analista, que dijo que los datos de la encuesta serán publicados en las próximas semanas, Rubio no es muy popular entre los hispanos fuera de los cubanos de Florida.

Rubio, cuyos padres son de origen cubano, ha sido criticado por activistas hispanos por modificar su posición original sobre una reforma migratoria.

Impulsado por el movimiento ultraconservador del Partido del Té en 2010, fue uno de los que buscaron poner solución a los más de 11 millones de indocumentados existentes en el país en 2013 en el Congreso como parte de llamado “Grupo de los Ocho”.

Pese a que el Senado dio su visto bueno a este proyecto bipartidista, su aprobación se estancó en la Cámara de Representantes, donde enfrentó una gran oposición de los republicanos. En ese momento Rubio retiró su apoyo al texto.

Ahora dice que está a favor de un enfoque que contemple soluciones graduales, un problema a la vez. Activistas inmigración consideran que ese cambio representa una capitulación a la reforma original.

Rubio, quien estudió en la Escuela de Derecho de la Universidad de Miami, no sólo ha modificado esa posición en forma gradual, también ha tenido que “maquillar” sobre la marcha la historia de la llegada de sus padres a este país.

Según cuenta en su libro, sus padres abandonaron Cuba “huyendo” de la Revolución cubana -triunfante en 1959- cuando en realidad estos arribaron a Estados Unidos en 1956. Diarios como The Washington Post y The New York Times han acusado al senador de mentir sobre el pasado de sus padres.

The Washington Post también informó que Rubio utilizó su influencia cuando ocupó el cargo de jefe de la mayoría en la Cámara de Representantes de Florida para obtener una licencia como corredor de bienes raíces para su cuñado, quien había sido convicto de traficar cocaína.

Según esa versión en julio de 2002, Rubio acudió a la División de Bienes Raíces de Florida, en la cual recomendó a Orlando Cicilia “para obtener una licencia sin reservas”.

La carta declara que Rubio había conocido a Cicilia durante más de 25 años, sin mencionar que éste estaba casado con la hermana del precandidato republicano ni que vivía en la misma residencia que los padres de Rubio.

Cicilia fue condenado en 1989 por distribuir cocaína valorada en 15 millones. El equipo de campaña de Rubio ha dicho que en la actualidad Cicilia es padre de familia que “sencillamente trata de ganarse la vida”.

El Post también reveló que Rubio utilizó una tarjeta de crédito del Partido Republicano para gastos personales por 160 mil dólares.

Aunque el mismo diario lo exonera al señalar que “no es un escándalo” si se toma en cuenta que otros funcionarios del partido han gastado “entre 500 mil y 1.3 millones de dólares en tarjetas de crédito del partido”.

Rubio también fue criticado por el exgobernador de Florida, Jeb Bush, por no dejar su puesto y su sueldo en el Senado para hacer frente a la campaña presidencial, debido a las constantes faltas en las votaciones.

Rubio está entre los congresistas más pobres. Según el índice Roll Call, con sede en Washington D.C., de los 538 congresistas el político de origen cubano se sitúa en el puesto 456.

Se sabe que el millonario promotor inmobiliario Stan Pate es partidario de Rubio y que está recibiendo grandes cantidades de dinero de una agrupación sin fines de lucro creada por donantes anónimos. (Notimex)