John Kerry ultima detalles sobre histórica visita a Cuba

El secretario de Estado deEstados Unidos, John Kerry, se prepara para emprender elpróximo viernes una histórica visita a Cuba en la que deberá afinar para mantener el buen tono diplomático con elGobierno cubano sin decepcionar a quienes esperan un gesto hacia los disidentes.

Cuando llegue a La Habana, el próximo 14 de agosto, Kerry se convertirá en el primer jefe de la diplomacia estadunidense en viajar a Cuba en 70 años, desde 1945.

Su breve visita, de ida y vuelta en el mismo día, marcará un paso importante en las relaciones diplomáticas, retomadas el pasado 20 de julio después de 54 años rotas y que deben avanzar ahora hacia la normalización completa, con muchos asuntos pendientes.

La embajada estadunidense en La Habana comenzó a funcionar como tal el 20 de julio, pero ha aplazado cualquier celebración hasta la llegada de Kerry, que encabezará una ceremonia donde se izará la bandera de EU ante la misión por primera vez en 56 años.

El acto del 14 de agosto no significa el fin de las diferencias que separan a los dos gobiernos, pero sí refleja la realidad de que la Guerra Fría acabó hace mucho y de que el diálogo es mejor que el distanciamiento”, dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner.

Por ahora el Departamento de Estado no ha proporcionado la agenda de Kerry en Cuba, pero los expertos dan por hecho que se reunirá con el ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez.

Cuando Rodríguez visitó Washington para abrir la embajada de Cuba, el pasado 20 de julio, Kerry mantuvo una larga reunión con él en el Departamento de Estado, y el ministro cubano le aseguró entonces que le “esperaría” en La Habana el 14 de agosto.

Es poco probable, en cambio, que Kerry se reúna con el presidente cubano, Raúl Castro, porque el mes pasado “Rodríguez no se reunió con el presidente (estadunidense, Barack) Obama, y el tratamiento igualitario es un principio importante para los cubanos”, dijo un experto en Cuba en la American University, William LeoGrande.

Según Michael Shifter, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, la visita de Kerry será “sobre todo diplomática” y estará centrada en “el protocolo y en el trabajo con su homólogo Bruno Rodríguez, como hicieron el mes pasado en Washington”.

Si Kerry se reúne con algunos disidentes, es probable que lo haga en privado, y teniendo en mente la reacción en EU. Pero es consciente de que es un tema sensible y tendrá cuidado de no generar tensiones ni estropear el impulso logrado para una normalización completa de las relaciones”, dijo Shifter.

Lo que parece casi seguro, al menos, es que Kerry mencione los retos que considera pendientes en materia de derechos humanos durante su discurso en la ceremonia de apertura de la embajada.

Tanto Estados Unidos como Cuba reconocen que el proceso de normalización no podrá cerrarse hasta que se levante el embargo a la isla, algo que sólo puede hacer el Congreso estadunidense.

Cuba también reclama la devolución del territorio dentro de la isla en el que se encuentra la base naval estadunidense de Guantánamo, algo sobre lo que Estados Unidos no tiene intención de conversar por el momento, según indicó Kerry en julio.

Otros asuntos pendientes son los diálogos sobre derechos humanos, telecomunicaciones y tráfico de personas, además de las conversaciones sobre las reclamaciones de compensación económica de ambas partes.