Turquía pide a EUA el arresto de presunto líder golpista

13/09/2016.  Ankara. El Ministerio de Justicia turco ha solicitado este martes a Estados Unidos la detención temporal del teólogo Fethullah Gülen, a quien señala como instigador de la asonada fallida del 15 de julio pasado que dejó más de 200 muertos, la mayoría civiles.

Gülen ha rechazado la acusación.”Se demanda la acusación de esta persona por ser quien dio la orden del intento sangriento de golpe del 15 de julio de 2016, además de la de otros muchos crímenes cometidos en nuestro país”, reza el escrito enviado al Departamento de Justicia de EEUU.

Citando los interrogatorios de la Fiscalía de Ankara, y la orden de captura emitida por la sala segunda de la Corte de Paz capitalina, el texto señala a Gülen como ordenante de la ejecución del golpe a militares, infiltrados en el ejército, vinculados a su cofradía, considerada grupo terrorista en Turquía.

Más allá, la misiva enviada a Washington recuerda que Gülen afrontó 15 años de cárcel por fundar una organización armada, así como cadena perpetua por otros cargos, recordando las decisiones que motivaron su huida de Turquía, hace 17 años, hacia Pensilvania (EEUU), donde hoy reside.

Desde la traumática asonada turca, las llamadas públicas del Ejecutivo a extraditar al predicador han sido constantes y duras. Poco después del golpe, Ankara mandó a EEUU cuatro dosieres con presuntas pruebas, pero los estadounidenses no lo entendieron como una demanda de extradición.No fue hasta el 24 de agosto pasado cuando la Casa Blanca reconoció haber recibido una petición para extraditar al teólogo a Turquía, pero matizaron que ésta no se refería al golpe de Estado, sino a otros presuntos delitos de los que se acusa al anciano líder sectario.Turquía y EEUU mantienen un acuerdo de extradición firmado en 1981.

El mes pasado, una delegación del Departamento de Justicia se desplazó a Ankara para trabajar en esta cuestión. La semana pasada, el ministro de Justicia turco, Bekir Bozdag, y el embajador estadounidense en el país, John Bass, también se encontraron para discutir el asunto.

La extradición de Fethullah Gülen, que lidera desde suelo estadounidense una importante red de influyentes organizaciones, empresas y centros educativos, amenaza con provocar un terremoto diplomático entre los dos países aliados.

Se desconoce el motivo por el que Turquía no ha pedido todavía la extradición formal de Gülen por su participación en la asonada.

Algunos expertos señalan que el motivo sería la ausencia de una prueba definitiva de su vinculación.Mientras, medios turcos publican diariamente abundante material que, se alega, compromete a numerosos fieles de Gülen con el golpe de Estado abortado. Decenas de miles de personas han perdido su trabajo acusadas de estar relacionadas con la cofradía. Muchas de ellas han sido encarceladas. Notimex