Reportaje: Gil Sánchez, .

“Trato darle repuestas y soluciones a la gente”

Por Carlos Vanegas

Con esta frase nos recibe el Abogado Gil Sánchez, nacido en West Virginia, pero de padres colombianos, y por eso la frase se convierte en su razón y excusa para haber estudiado derecho, “Quería entender cómo se manejaban las leyes en el país, en toda rama que existe, siempre me ha gustado el contacto con la gente, es muy bonito poder ayudar a una persona, que realmente afecta a toda una familia” , es así que poco a poco ha construido su reputación en Tampa, como un abogado que está dispuesto a oír y a ayudar a las personas o como él lo dice en sus propias palabras, “Muchas veces uno termina convertido en sicólogo de la gente, que lo escuchen, que lo entiendan, buscando la manera en que uno pueda ayudarlos”.
Para llegar a este punto, debió pasar por la universidad, pero su paso por ella, fue fuera de lo común, pues llego a convertirse en líder estudiantil en un campus, el de Gainesville, donde los latinos se han caracterizado por ser excelentes estudiantes, pero a la vez con el problema de que pocos se comprometen con esa parte del Liderazgo, que muchos dejan a un lado. Por eso en este caso la historia de Gil Sánchez, es distinta y es que decidió desde pequeño, tener esa capacidad de liderar, de guiar y poder mejorar las cosas. Y aunque reconoce que esta visión puede ser algo demasiado utópica, considera que todos tenemos esa capacidad. El camino no ha sido fácil, pero estudiando se dio cuenta que si uno es líder en algo, con el tiempo se va rodeando de personas, que también son líderes en diferentes campos, y es cuando dentro de su campo de visión, vio que los latinos a pesar de compartir el mismo idioma, y casi las mismas costumbres, tenemos diferenciaciones grandes y en algunos casos abismales. Lo que en Perú es una palabra normal, en México puede ser una grosería y viceversa. Por eso sintió la necesidad de entender como somos los latinos.
Es aquí que llegando a remembrar sus vivencias, recuerda su viaje, cuando tenía apenas 12 años de edad, a la tierra natal de sus padres, Colombia, donde estuvo por cuatro años estudiando en secundaria y aprendiendo el español. “Para mí fue tener la oportunidad de vivir otra cultura, otro ambiente”. Situaciones que lo llevaron a sentir lo que le ocurre a los latinos al llegar a Estados Unidos, pero totalmente al contrario, por el hecho de solo hablar ingles, “Me decían ahí llego el gringo, pero yo realmente no tengo nada de gringo” .
Estando en la universidad es que reúne todo lo vivido y se da cuenta que es necesario y que como consecuencia del crecimiento de la población hispana en el país, es urgente poder vincular los dos mundos, y que para lograr este fin se debe, además de prepararse adecuadamente, pensar que hacia el futuro va a ser obligatorio para los líderes latinos, ocupar posiciones de privilegio y liderazgo dentro de las comunidades. Y para ello le dio paso además de sus estudios en leyes a empezar a vincularse más activamente con la comunidad latina, a través de la política y estar involucrado en campañas, y postularse para cargos públicos. Viendo en un futuro muy próximo, la posibilidad de aspirar a posiciones políticas más grandes.

Pero para esto, como le recomendó alguna vez un ex gobernador de la Florida, durante unas prácticas profesionales que hizo en su oficina, “Usted tiene que ser económicamente independiente, para que usted no tenga influencias de nada, para que tenga una claridad mental”. Y eso lo lanzo a lanzar su oficina, su buffet de abogados, y aunque puede sonar contradictorio, estos 5 años al frente su propio negocio, también le han servido para darse cuenta, que a pesar de que tiene como meta algún día llegar a un cargo importante, su ejercicio profesional le ha brindado muchísimas satisfacciones, no solo por darle la oportunidad de compartir con sus socios y su familia, alegrías y tristezas, sino también ver como las leyes, su aplicación y entendimiento pueden dejar mayores cambios en la comunidad.