Para Obama los comentarios de los republicanos solo pretenden llamar la atención

El debate televisado por la Cadena Fox de los aspirantes a la Casa Blanca por el Partido Republicano sigue dando que hablar por los ácidos comentarios de algunos de los participantes. Quien no se privo de opinar fue el presidente Barack Obama que calificó de “tristes” y “ridículos” los comentarios de Donald Trump, Mike Huckabee y Ted Cruz.

Obama dijo que es parte de una estrategia de los republicanos para “llamar la atención”.
Uno de los comentarios que más molesto al presidente Barack Obama fue el vertido por Huckabee que dijo que por el acuerdo con Irán Obama pretendía “tomar a los israelíes y llevarlos a la puerta del horno” en una clara y poca feliz alusión a los crematorios que los nazis utilizaron en el Holocausto.


Las declaraciones del mandatario fueron en el marco de su visita a Etiopia, para Obama lo que el ex gobernador de Arkansas intenta hacer es posicionarse un nivel más arriba que Donald Trump que se ha adueñado de los titulares por sus atrevidos comentarios.
“Esto solo impulsa una cultura que no conduce a una buena política y el pueblo se merece algo mejor”-dijo el presidente en una rueda de prensa-“Tanto los demócratas como los republicanos deben tener propuestas serias y presentarlas con decoro y honestidad para afrontar los problemas del país y el mundo”-agregó.
El mandatario tildó de “poco serios” los comentarios que los pre-candidatos republicanos tuvieron de las políticas exteriores que su gobierno lleva adelante e insistió en que lo que están tratando de hacer es llamar la atención con comentarios provocadores.
Por último dijo que las declaraciones de los aspirantes republicanos sobre el acuerdo nuclear con Irán no colaboran para informar al pueblo pero si para crear confusiones en los ciudadanos.
Actualmente Obama se encuentra en campaña para promocionar el pacto nuclear entre Irán t el Grupo 5+1 conformado por EEUU, Rusia, Reino Unido, Alemania, Francia y China), cabe recordar que el Congreso norteamericano, controlado por la oposición republicana tiene 60 días para evaluar el acuerdo y expedirse.