Oftalmólogo señala que la miopía provoca desprendimiento de retina

Querétaro, 24 Mar.- El desprendimiento de retina es el principal riesgo que tienen los pacientes con miopía, también conocida como visión corta, defecto refractivo en el cual las personas no ven bien de lejos pero lo hacen perfectamente de cerca, señaló el oftalmólogo Nicolás Perea Ortega.
Adscrito al Hospital General Regional 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Querétaro, el médico comentó que 100 por ciento de la población mundial en alguna etapa de su vida va a presentar algún defecto refractivo, ya sea dificultad para ver de lejos o de cerca.

“La mayoría de los pacientes que requieren corrección óptica son miopes, quienes tienen un factor de riego alto para el desprendimiento espontáneo de retina”, puntualizó el especialista.

Precisó que la miopía no está considerada como una enfermedad, pero existen varios tipos que van a determinar si se trata de un padecimiento o no.

“Existe la miopía simple y la degenerativa, en esta última encontramos la degenerativa maligna con la cual la persona va perdiendo la vista con el paso del tiempo”, resaltó.

La dioptría es la unidad de medida con la que se determina la graduación que corregirá el problema en una persona miope y es a partir de ocho dioptrías que se considera un problema degenerativo y puede llegar hasta 28.

“Con el paso de los años puede ir aumentando la graduación de aquellos que tienen una miopía degenerativa, sin embargo, los que tienen la que es maligna van perdiendo calidad en la visión, independientemente del aumento de dioptrías en su graduación, sin que esto implique que la persona pueda quedar ciega”, añadió.

Explicó que la visión corta tiene un factor de herencia muy importante, de tal forma que si alguno de los papás tiene este problema, las probabilidades de que se replique en la siguiente generación son altas.

Por lo anterior, continuó, es importante que los padres estén al pendiente de la salud visual de sus hijos, ya que existen varias señales que pueden ser indicadores de miopía, como el hecho de que el niño choque constantemente con objetos en el hogar o en la escuela.

Asimismo, puede presentar bajo rendimiento escolar, la acción de entrecerrar los ojos para enfocar adecuadamente.

Existen tres métodos para la corrección de la miopía, el más común y accesible es el uso de anteojos, seguido de los lentes de contacto, los cuales pueden recomendarse a partir de los 12 años de edad, y por último, la cirugía con láser.

Perea Ortega expresó que este procedimiento no es definitivo, simplemente modifica el poder refractivo del ojo, mejorando significativamente la visión de la persona.

“Entre el 30 y 40 por ciento de los miopes tiene astigmatismo, otro defecto refractivo, donde el paciente tiene dificultades para enfocar bien de lejos y de cerca, este problema condiciona otros síntomas entre los cuales están la fatiga y dolor de cabeza”, abundó. (Notimex)