Obama parte a Arabia Saudita en viaje dominado por temas de seguridad

Washington, 19 Abr.- El presidente Barack Obama partió hoy a Arabia Saudita en una intensa gira de trabajo que lo llevará también a Reino Unido y Alemania, y que le permitirá hacer un repaso de la agenda bilateral, dominada por los temas de seguridad.

Sin embargo, la atención del periplo está centrada en la visita al reino saudí, donde Obama participará en la reunión del Consejo de Seguridad del Golfo (SGC), que la Casa Blanca ha calificado como una cumbre entre Estados Unidos y sus socios del Golfo Pérsico.

Obama buscará aprovechar este encuentro para que los Estados del Golfo tomen un papel militar más activo en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), aunque deberá enfrentar el malestar de su política en la región, en especial hacia Irán.

El acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y el grupo 5+1, donde Estados Unidos jugó un papel central, no fue bien recibido por Arabia Saudita, que ve a Teherán como un actor desestabilizador para sus intereses en el área, lo que ha generado tensiones en la relación.

El clima de tensión se ha exacerbado ante la posibilidad de que las víctimas o familiares de los estadunidenses muertos en los atentados del 11 de septiembre de 2001, puedan demandar al gobierno saudí, si se comprueba que tuvo una participación directa o indirecta, al amparo de una ley impulsada en el Senado.

La iniciativa de los senadores Charles Schumer (demócrata) y John Cornyn (republicano), revocaría la inmunidad que impide a los estadunidenses demandar a Arabia Saudita, aunque la Casa Blanca ha dejado en claro que el presidente Obama la vetará.

Ante la posibilidad de que el proyecto legislativo sea aprobado, Arabia Saudita ha amenazado con vender bienes por 750 mil millones de dólares, incluyendo miles de millones en bonos del gobierno estadunidense, causando un severo choque en el sistema financiero de este país.

No obstante, el vocero presidencial Josh Earnest descartó este escenario, al indicar que el disturbio financiero provocado por una operación de estos alcances, es algo que no está en el interés de nadie, incluidos los saudíes.

“Dado nuestro interés compartido en proteger la estabilidad de los sistemas financieros globales, sospecho que no es algo que sería considerado”, sostuvo Earnest durante su habitual conferencia de prensa.

El portavoz reconoció que aunque existen diferencias que el presidente Obama ha dejado en claro, ambas naciones enfrentan retos como los de seguridad, además de sus fuertes lazos económicos, que mantienen la fortaleza de la relación bilateral.

“El gobierno saudí piensa que la cooperación mejora la seguridad nacional en su país, y por eso es que podemos cooperar. Pero eso no quiere decir que no haya diferencias entre los dos países”, precisó.

El próximo viernes, Obama viajará a Londres para una visita de dos días, durante la cual se reunirá con el primer ministro David Cameron, quien hará un repaso de la agenda bilateral, y mantendrá un encuentro de carácter social con los duques de Cambridge.

El mandatario pondrá fin a su gira en Alemania, a donde viajará el domingo para reunirse con la canciller federal Angela Merkel, a fin de discutir temas económicos y de seguridad, incluyendo la crisis de los refugiados, antes de volver a Washington el próximo martes. (Notimex)