Muestras de dolor y tributos por los dos periodistas asesinados en EEUU

Roanoke (Estados Unidos) (AFP) – Muestras de dolor y tributos en honor a los dos periodistas asesinados a manos de un excompañero que luego se suicidó, tuvieron lugar este jueves en EEUU, mientras el tema del control de armas volvía a ser puesto sobre la mesa.

La reportera Alison Parker, de 24 años, y el cámara Adam Ward, de 27, murieron el miércoles tras ser disparados por Vester Lee Flanagan, mientras realizaban una entrevista en vivo para el canal WDBJ, afiliado a CBS en Roanoke, Virginia, unos 385 km al sureste de Washington.

Flanagan, de 41 años y raza negra, había trabajado para WDBJ hasta su despido en 2013, “tras varios incidentes que hicieron aflorar su ira”, dijo el gerente del canal, Jeffrey Marks.

El personal de la estación de televisión guardó este jueves un momento de silencio al cumplirse 24 horas exactas de los asesinatos.

“Con el tiempo, nos repondremos“, dijo la compungida presentadora del informativo, Kimberly McBroon, tomada de la mano con dos compañeros.

Durante el tributo, se mostraron fotografías de los dos periodistas.

En el exterior de la sede del canal, las personas rendían honor a los dos periodistas muertos colocando ramos de flores y atando globos a un árbol, junto con dos cintas negras en señal de luto.

“Ella tenía la vida por delante. Yo tenía una vida por delante junto a ella“, dijo el presentador de WDBJ, Chris Hurst, novio de Parker, a NBC News.

– Corazones rotos –

Familiares, amigos y toda la comunidad lloraba el incidente, que renovó las exhortaciones a limitar el acceso a las armas de fuego en Estados Unidos, colocando una vez más el recurrente tema de la violencia sobre el tapete. Al parecer Flanagan compró el arma de forma legal.

“Me destroza el corazón que pase algo como esto”, dijo el presidente del país, Barack Obama, a WPVI, estación local de la cadena ABC en Filadelfia. “Lo que sabemos es que quienes mueren en incidentes relacionados con armas de fuego son muchos más que las víctimas del terrorismo”, recordó.

La Casa Blanca llamó nuevamente al Congreso a legislar sobre la venta y utilización de armas de fuego.

“Debemos actuar para detener la violencia con armas de fuego, no podemos esperar más”, escribió por su parte la candidata demócrata Hillary Clinton en su cuenta de la red social Twitter.

El tiroteo tuvo lugar cerca de donde fue la masacre de 2007 en la Virginia Tech University.

Andy Parker, padre de Alison, lanzó tras los asesinatos un dolido llamamiento para controlar las armas. “Debemos hacer algo respecto a la gente loca que accede a armas”, dijo a Fox News.

Pese a los reiterados tiroteos y masacres que se han dado en Estados Unidos, los legisladores han dudado para aprobar leyes que limiten el acceso a las armas, en parte para no provocar la ira de electores que defienden con uñas y dientes su derecho a portar armas.

– “Una bomba humana” –

La cadena ABC News anunció haber recibido un manifiesto de 23 páginas dos horas después de la muerte de los periodistas de WDBJ.

En el manifiesto, Flanagan dice haber sido llevado al límite por la masacre en junio de feligreses negros en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur.

“El tiroteo en la iglesia fue el punto culminante (…), pero mi rabia iba en aumento (…) era una bomba humana (…) esperando hacer BOOM!!!“, señaló en el texto.

En el documento, que califica de aviso de “suicidio para amigos y familiares”, se queja de discriminación racial y acoso “por ser un hombre gay negro”.

Sin embargo, afirma que el tiroteo en la iglesia de Charleston fue lo que lo llevó a cometer los asesinatos de este miércoles.

Marks, el gerente de WDBJ, consideró al manifiesto como “sandeces”.

– Gritos y disparos –

Alison Parker entrevistaba a Vicki Gardner, titular de la Cámara de Comercio de Smith Mountain Lake, en un balcón de un complejo turístico en Moneta, cerca de Roanoke, cuando ocurrió el ataque.

Gardner, de 62 años, resultó “gravemente herida” y fue ingresada en el hospital de Roanoke en situación estable.
En las imágenes filmadas por Ward antes de morir se ve a una sonriente Parker realizando la entrevista. De pronto, se escuchan varios disparos, luego la cámara cae al suelo y filma las piernas del agresor, que mata fuera de cuadro a la periodista, de quien solo se escuchan los gritos.

Tras el tiroteo, las imágenes vuelven a los estudios del canal para mostrar a una perpleja conductora del informativo. “No estoy segura de qué ocurrió”, señala. Poco después, el gerente de la cadena confirmaba los fallecimientos.