Los correos de Hillary Clinton una sombra negra en su campaña

Una nueva ronda de correos electrónicos desclasificados expone parte de la acción política de Hillary Clinton como jefa de la diplomacia de Estados Unidos.


Uno de los puntos que más ha llamado la atención es la influencia que su entorno personal tenía sobre asuntos importantes como el terremoto de Haití por ejemplo. Sobre este tema su hija Chelsea le escribía sobre la mala gestión del terremoto de Haití y sobre algunos errores en la página web del Departamento de Estado.

 
Sid Blumenthal empresario y amigo personal del matrimonio Clinton opinaba y aconsejaba asiduamente a Hillary sobre asuntos nacionales e internacionales, como su relación con la Casa Blanca o los lazos entre la Unión Europea y Estados Unidos.

 
El lunes el Departamento de Estado publicó más de 4.000 correos electrónicos y 7.000 páginas de Clinton entre 2009 y 2010 que coincide con los dos primeros años de la ahora precandidata a la presidencia como secretaria de Estado de Barack Obama.

 
El caso surge porque como secretaria de Estado Clinton eliminó la mitad de sus 60.000 correos por considerarlos personales de un correo privado vinculado a un servidor en su residencia y el resto los entregó al Departamento de Estado como lo hicieron sus asesores.

 
La polémica ha opacado la imagen de la candidata Demócrata que se ha visto obligada a dar explicaciones en múltiples oportunidades.
“Nunca envié información confidencial y usaba la cuenta gubernamental solo por comodidad”-ha explicado la ex primera dama.

 
Desde el Departamento de Estado se anunció el lunes que los 125 correos son considerados material clasificado en su categoría más baja por motivos de seguridad nacional.
Los correos revelan el interés de Hillary Clinton por el día a día político, las informaciones periodísticas sobre la Casa Blanca, y en las supuestas aspiraciones presidenciales del general David Petraeus, y los asuntos internacionales más importantes como las filtraciones de Wikileaks, el terremoto en Haití y la crisis económica europea, como dato de color en los correos también queda al descubierto que la esposa de Bill no sabe usar una tablet iPad.