Ley de asilo alemana contempla confiscar dinero a los refugiados

Berlín, 22 Ene.- En lo que parecía una medida novedosa, la confiscación de dinero y objetos de valor a los refugiados en los estados federados de Baviera y Baden-Württemberg, como lo reportó la prensa alemana, la ley de asilo de Alemania lo contempla hace 15 años.

La víspera la prensa alemana hacía eco de informes que exaltaban que en Baviera y Baden-Württemberg confiscan a los refugiados su dinero y objetos de valor para usarlos en su propia manutención y, una vez estos recursos se agotasen, recibir la ayuda del Estado.

Sin embargo, el diario alemán Die Zeit Online recordó este viernes que en los párrafos 7 y 7A de la Ley de Asilo del país, de los años 1990, se incluye esta prerrogativa.

El párrafo 7 del año 1993 señala que “en el alojamiento en una institución, en la que se otorga el pago en especie, los beneficiarios deben reembolsar los costos en una cantidad equivalente a los gastos de manutención y calefacción, en caso de disponer de ingresos y activos”.

En concreto, este artículo significa que si un refugiado cuenta con activos, estos deben de ser empleados antes de que pueda reclamar ayudas o beneficios económicos al estado.

No obstante, la ley contempla que sólo se aplicará cuando los solicitantes de asilo dispongan de más de 200 euros, al igual que se hace con los alemanes que cobran subsidio por desempleo de larga duración, los denominados Hartz-IV.

En 1998, se aprobó una enmienda de esta ley dando lugar a la cláusula 7A de la ley de asilo, la cual permite a las autoridades la confiscación de los activos de los refugiados como garantía.

Se trata, explica Die Zeit Online, de evitar que los peticionarios de asilo gasten el dinero antes de que las instituciones calculen a cuánto ascenderán sus gastos sociales.

Una reciente encuesta reveló que todas las regiones de Alemania aplican esta norma, aunque con diferentes grados de severidad.

Además, en el estado federado de Brandeburgo, cercano a Berlín, los refugiados deben rellenar un cuestionario de registro a su llegada.

En él se les pregunta si disponen de activos en su país natal, en Alemania o en otro estado.

No obstante, hasta el momento no se ha dado el caso todavía en el que los refugiados dispongan de tanto dinero que tengan que contribuir al pago de sus gastos de alojamiento o de sus comidas.

En tanto, otros titulares que ocuparon portadas en países como Dinamarca o Suiza, destacan que estas medidas ya se aplican. (Notimex)