James Rodríguez fué aclamado por el público del Santiago Bernabéu

01/05/2017. James Rodríguez ha comenzado el año de la mejor manera posible. El colombiano firmó su mejor actuación de la temporada en el encuentro que abrió el 2017 para el Real Madrid.

Lo hizo en apenas 10 minutos y mostrando una de sus mejores virtudes, el disparo con su excepcional pierna izquierda. Un chut con efecto, fuerte, desde fuera del área sirvió para pacificar la relación del 10 con una grada, la del Santiago Bernabéu, que sabe del excelente nivel del ex del Mónaco. El que mostró, sin ir más lejos, en su primera temporada de blanco.

Una delicia del mediapunta, que ayer volvía a ser de la partida tras jugar sólo 19 minutos en los dos partidos del Mundial de Clubes, y que vuelve a poner sobre la mesa el inmenso talento que posee cuando está enchufado. Y para lograrlo cuenta con el apoyo de un Zidane que, como desveló MARCA esta misma semana, está empeñado en recuperar a uno de los futbolistas más talentosos de la plantilla.

Primera parte perfectaNo contento con su zurdazo, James dejó más destellos durante un primer acto para enmarcar. Pegado a la banda derecha, se perfiló en varias ocasiones para poner en el área balones con auténtico veneno. Marcelo, en uno de ellos, fusiló con la zurda un esférico que acabó repeliendo Sergio Rico.

No habían acabado los primeros 45 minutos cuando convirtió un penalti cometido sobre Modric. Sin Cristiano en el campo, el colombiano no dudó en coger el esférico, ponerse en los 11 metros y engañar al meta hispalense.

Estos dos tantos son los mismos que había firmado en toda la temporada. Apenas dos aciertos ante Espanyol y Cultural, en la anterior ronda de Copa, así como aislados detalles de su calidad, pero ningún encuentro tan completo como el realizado ayer ante un rival, además, de primer nivel como el Sevilla. James, así las cosas, fue clave para dejar casi sentenciada una eliminatoria que se preveía mucho más dura.

Era el primer encuentro, además, tras confesar su intención de pensarse su salida del Madrid tras no jugar un minuto en la final del Mundial de Clubes ante el Kashima. El colombiano empieza de la mejor manera el año tras acabar siendo la única noticia negativa de los de Chamartín en el final de 2016. Y demostrando que la confianza de Zidane hacia su juego es merecida.

Se lo agradeció el Santiago Bernabéu cuando el entrenador francés, siempre atento a estos detalles, sacó del césped al colombiano. Ovación cerrada para un futbolista empeñado en triunfar de blanco en este 2017.De momento, ha vuelto.