Francia y Gran Bretaña aúnan esfuerzos contra la inmigración clandestina

Calais (Francia) (AFP) -Gran Bretaña y Francia anunciaron este jueves la creación de un centro común de “comando y control” para luchar contra la inmigración clandestina en el norte de Francia, en momentos en que Europa afronta la mayor crisis migratoria desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

El acuerdo fue suscrito por los ministros de Interior de Francia y de Reino Unido, Bernard Cazeneuve, y Theresa May, en Calais (norte de Francia), donde desde hace semanas miles de desesperados inmigrantes y refugiados intentan pasar el Canal de La Mancha.

Cazeneuve y May expresaron su “determinación” en combatir las “redes de inmigración irregular”, antes de firmar ese acuerdo. Los dos ministros visitaron la entrada del túnel bajo La Mancha, frente al cual se agolpan refugiados venidos de Asia, Oriente Medio o África con la esperanza de introducirse clandestinamente en camiones o lanzaderas para llegar a Gran Bretaña.

Cazeneuve afirmó que gracias a nuevas medidas de seguridad -como el envío de 500 policías franceses para ayudar a los 1.300 ya presentes en el lugar-, “el número de intrusiones” se ha “dividido por diez en las últimas semanas”, aunque admitió que “la situación es difícil”. Al principio del verano, el número de intrusiones era de 1.700, pero ha caído a entre 100 y 200 a principios de esta semana, según el grupo Eurotunnel y las autoridades locales.
Por su lado, el gobierno británico dedicará 10 millones de euros en dos años para resolver la situación de los migrantes y refugiados en Calais.

El acuerdo firmado en Calais por los dos gobiernos prevé que Londres dedicará “medios suplementarios” para garantizar la seguridad del Eurotúnel. Ello se hará mediante un “aumento de efectivos dedicados a la seguridad”. Se creará en Eurotúnel una nueva sala de control y se desplegarán “equipos suplementarios para vigilar el tráfico de carga 24 horas al día y siete días a la semana para reducir el número de pasajeros en situación irregular”, según el documento.

Ambos países crearán asimismo un “comando unificado” para luchar contra las redes de traficantes y un “equipo conjunto”.
En el aspecto humanitario, el acuerdo prevé “intensificar la observación” de los migrantes y refugiados para “identificar a los más vulnerables y a las víctimas potenciales del tráfico” de seres humanos, en particular las mujeres y los niños, para otorgarles información y colocarlos en lugares seguros. “Ello implica capacidades de alojamiento y acogida para impedir que tengan acceso a poblaciones vulnerables quienes pretenden explotarlos”, según el acuerdo.

– Diálogo con países de origen –

Finalmente, a nivel internacional, Londres y París desean intensificar el diálogo con los países de origen de los inmigrantes o refugiados. Así, acordaron organizar “una conferencia se seguimiento en París con otros miembros de la UE, si es posible antes de fin de año” y aportar apoyo a Grecia e Italia, que reciben las mayores oleadas de migrantes, en los centros de selección entre refugiados e inmigrantes económicos irregulares.
Por otra parte, en unas declaraciones a la AFP, el presidente de la Cruz Roja internacional, denunció la “indiferencia” de Europa ante su mayor crisis migratoria desde la Segunda Guerra Mundial. “Tenemos que acabar con la indiferencia”, afirmó. “¿Cuál será el punto de saturación? ¿Cuándo se despertará la gente para darse cuenta de que se trata de una verdadera crisis?”, se preguntó Elhadj As Sy, presidente de la Federación internacional de sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC, por sus siglas en inglés).