Famosas cajas de maternidad de Finlandia llegan a bebés de Ciudad de México

México (AFP) – Mientras su mamá atiende un puesto de jugos en un mercado, Priscila duerme plácidamente a su lado en una de las singulares cajas de maternidad que la alcaldía de Ciudad de México empezó a repartir a mujeres pobres, siguiendo el exitoso modelo de Finlandia.

Esta bebé de apenas un mes de vida fue una de las primeras beneficiadas del programa piloto que la alcaldía lanzó recientemente para entregar 7.000 cunas de cartón a madres de bajos recursos con el objetivo de reducir la mortalidad infantil.

“Lo normal es que una cuna es grande, de madera, voluptuosa. Ésta se me hace económica pero práctica y, bueno, es más fácil de transportar“, explica a la AFP la madre del bebé, Priscila Varela, de 24 años.

Esta joven sale cada mañana de su casa hacia su puesto del mercado cargando a la bebé en un canguro y empujando el carrito infantil sobre el que lleva la cuna de cartón y a Marcus, su hijo mayor de un año y nueve meses.

Varela mantiene sola a sus dos hijos desde que su marido cayó en prisión. Del nuevo programa de ayudas de la alcaldía se enteró por un brigadista del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que se acercó hace unas semanas a su puesto, en un populoso barrio del centro capitalino, para entregarle un volante con información sobre las cunas.

Las cajas, decoradas de colores y figuras infantiles, han sido entregadas hasta ahora a más de 6.000 mujeres embarazadas. Con ellas vienen unos paquetes que incluyen 25 productos entre los que hay un colchón de cuna, juego de sábanas, cobertor, dos cambios de ropa, sacaleche, toalla y otros productos para la higiene del bebé.

– 2,5 millones de pobres –

El proyecto “Cuna CDMX” -siglas de Ciudad de México- tiene la “finalidad de fortalecer el apego” entre madres e hijos, fomentar la lactancia y “tener un lugar adecuado para poder recibir de manera cómoda y útil a los niños”, dijo a la AFP Gamaliel Martínez Pacheco, director general del DIF en la capital.

Las cajas, fabricadas con un cartón no tóxico, retardante al fuego y a la humedad, “no tienen grapas, no tienen seguros o algo que pudiera lastimar” a los pequeños, recalca Martínez Pacheco, quien considera que el cojín-antivómito es uno de los objetos más preciados del paquete porque evitará fallecimientos.

“Muchas de las causas (…) de niños que fallecen es porque se ahogan en la cuna, se voltean o duermen con los papás y de forma involuntaria pueden sufrir una situación que ponga en riesgo su vida o que pueda desencadenar la muerte”, explica el funcionario.