Discovery,listo para su último viaje al espacio.

El transbordador espacial de la Nasa tiene este jueves su vuelo de despedida.

Tras varios meses de postergación por problemas técnicos, la agencia espacial (Nasa) anunció que hay buenas perspectivas para el despegue, este jueves, del transbordador espacial ‘Discovery’, en su vuelo de despedida, a la Estación Espacial Internacional (EEI).

El despegue del transbordador, con seis astronautas a bordo, está fijado para las 21 horas 50 minutos GMT, desde el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral

La misión durará once días y su objetivo es, entre otros, llevar nuevos módulos para la Estación Espacial.

También llevará a ‘Robonaut 2’, descrito por la Nasa como “el primer robot humanoide diestro en el espacio”.

Los astronautas primero probarán cómo funciona el robot en microgravedad antes de analizar cómo las actualizaciones podrían ir graduando al robot hasta convertirlo en un eficiente asistente espacial.

Cuando acabe este histórico vuelo, el Discovery será el primer transbordador que será retirado del programa espacial , lo que dejará un gran vacío en los vuelos espaciales de Estados Unidos.

Desde su vuelo inaugural, el 30 de agosto de 1984, el ‘Discovery’, que cuando esté de regreso pasará a ser una pieza de museo, ha llevado a cabo 35 misiones, que incluyen el lanzamiento y puesta en órbita de satélites de defensa, de investigación y de comunicaciones, y el transporte de suministros para la EEI.

Entre sus trabajos más conocidos está la puesta en órbita del telescopio espacial Hubble y de la sonda Ulysses, diseñada para estudiar el Sol a todas las latitudes. Ambas misiones se cumplieron en 1990.

Los otros dos transbordadores de la flota, Atlantis y Endeavor, harán su último vuelo el 28 de junio y el 19 de abril respectivamente. Cuando el programa de la NASA de transbordadores espaciales llegue a su fin este año, el programa de cápsulas espaciales Soyuz, de Rusia, será el único medio de transporte que tendrán los astronautas para ir y venir de la EEI.

Su última misión pasará a la historia pero dejará un vació en todo el personal de la Nasa dedicado a mejorar la nave. “Es una sensación agridulce” -señaló Mike Leinbach, director de lanzamientos-.