Autor de masacre en Noruega dice que no hizo nada malo

Anders Behring Breivik reconoció que cometió los hechos en los que fallecieron 93 personas.

De acuerdo con el abogado del presunto autor de los hechos, Geir Lippestad, Breivik “tiene la impresión de no haber hecho nada reprensible”.

La policía de Oslo indicó también este domingo que el sospechoso reconocía los hechos “pero no su responsabilidad criminal”. La máxima condena en Noruega es de 21 años de cárcel, lo que ha llevado a algunos a pronunciarse en internet a favor del restablecimiento provisional de la pena de muerte.

De otra parte, algunos fragmentos del manifiesto publicado por el presunto autor del doble atentado de Noruega están literalmente copiadas de un texto del terrorista estadounidense Ted Kaczynski, conocido como el “Unabomber”.

Así lo reveló este domingo en su edición digital el periódico noruego “VG”, que reproduce párrafos casi idénticos de los manifiestos del sospechoso noruego, Anders Behring Breivik, en inglés y de 1.500 páginas, y del “Unabomber”, un terrorista que entre 1978 y 1995 mató a tres personas enviando hasta 16 bombas a objetivos diversos, como universidades y aerolíneas.

“Grandes fragmentos” del recién difundido “2083. Una declaración de independencia europea”, supuestamente escrito por Breivik, están copiados, según este medio, que se remite a una comparación realizada por el foro de debate digital noruego “document.no”. No obstante, este portal apunta en un comunicado que en los textos de Breivik se han “reemplazado” algunos conceptos por otros, para adaptarlos a la propia ideología extremista del hombre acusado de ser el responsable de la tragedia nacional noruega.

Por ejemplo, “document.no” apuntó que la palabra “izquierdismo” que emplea el “Unabomber” en sus textos ha sido sustituida por Breivik en distintos párrafos de su obra por “multiculturalismo” y “marxismo cultural”.

Las fuerzas de seguridad noruegas están analizando el contenido del documento, que declara la “guerra de sangre” a inmigrantes y marxistas y que fue colgado en internet el mismo viernes, pocas horas antes de ambos ataques. Breivik, quien ha admitido estar detrás del doble atentado, apunta en su largo texto al islam como “la principal ideología genocida” y habla de lanzar una cruzada contra el “marxismo cultural”.

El documento de internet revela una minuciosa preparación para los ataques que, según fuentes policiales, arrancaría en otoño de 2009. En ese material, el presunto autor defiende el terrorismo como “método para despertar a las masas” y se dice preparado a que se le considere “el peor monstruo desde la Segunda Guerra Mundial”.

El pasado viernes, al menos 93 personas murieron asesinadas, según el último recuento oficial, en dos atentados coordinados registrados en Oslo y, dos horas después, en el campamento de las juventudes socialdemócratas de la isla de Utøya, a unos 40 kilómetros de la capital noruega.

En el primer emplazamiento un potente coche bomba mató a al menos siete personas, hirió gravemente a una docena y destrozó cuatro edificios, mientras que en la isla murieron tiroteadas al menos 86 personas, en su mayoría jóvenes y adolescentes. El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, calificó el doble atentado como la “mayor tragedia nacional desde la Segunda Guerra Mundial” para el país escandinavo.