80 empresas norteamericanas apoyan la lucha contra el cambio climático

El presidente Barack Obama logró un gran triunfo en su lucha contra el cambio climático, consiguiendo que 80 empresas se sumen a la iniciativa, comprometiéndose a reducir las emisiones, el consumo de agua y la dependencia del petróleo.


La reunión entre el presidente Obama y los representantes de las empresas, tuvo lugar en la Casa Blanca, y según el mandatario el resultado fue altamente positivo, ya que los empresarios comprendieron que luchar contra el cambio climático no los perjudica, sino que por el contrario los beneficia.
Obama viajara en diciembre a París, para participar de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático y que empresas cuyos ingresos superan los tres billones de dólares anuales lo respalden es un gran espaldarazo para el mandatario.

Las empresas se han comprometido a reducir el impacto ambiental de sus producciones entre el 2020 y el 2025.
Entre las empresas más destacadas podemos mencionar: General Motors, Walmart, Ikea y Nike, Abengoa e Iberdrola, Coca-cola y Procter&Gamble.

 

“El apoyo de estas grandes empresas es muy importante ya que a su compromiso se les sumaran el de pequeñas y medianas empresas que participan de la red de distribución y suministro”-remarco Obama.

 
Entre los compromisos más importantes asumidos por las empresas destacamos: reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero en hasta un 50%, la reducción en el consumo de agua hasta en un 80% y la renuncia a la deforestación.
El logro es muy importante ya que en un comienzo la Cámara de Comercio de Estados Unidos se opuso firmemente a los planes de reducción de gases de efecto invernadero.

Al anuncio del presidente Barack Obama en la lucha contra el cambio climático, se suma la noticia de que las multinacionales petroleras, BP, Total, Pemex y Repsol, anunciaron en Londres la Iniciativa de Petróleo y Gas, para cooperar con los objetivos propuestos por la ONU.

 

En París se espera entre otras cosas que se asuma un compromiso entre China y Estados Unidos, los países considerados los más contaminantes en el mundo para desbloquear las negociaciones en las que se espera la participación de 190 países.