Trump acusado de racista por jóvenes indocumentados

Donald Trump tenía todo preparado para hablar a sus seguidores sobre el acuerdo nuclear de Barack Obama cuando un grupo de jóvenes indocumentados irrumpió y lo acusó de racista y de fomentar el odio entre los norteamericanos.


La disertación de Trump a los pies del Capitolio en Washington se vio opacada por un grupo de manifestantes. El magnate hablaba en contra del acuerdo que Barack Obama firmo con Irán entre los gritos de una docena de jóvenes “Donald Trump debe irse, Donald Trump debe irse”.

 
Los manifestantes pertenecían al grupo conocido como los “dreamers” (soñadores) que defienden los derechos de los poco menos de 12 millones de personas indocumentadas que viven en Estados Unidos.
“No seguiremos aceptando su odio ni su racismo”, vociferaba Julieta Garibay miembro de United We Dream, quien fue retirada del lugar mientras los simpatizantes del millonario le gritaban “vuelve a tu país”.

 
En un momento en el Capitolio pudo verse dos bandos muy marcados, los simpatizantes de Trump que abucheaban a los manifestantes del grupo “dreamers”.
Los jóvenes se presentaban con camisetas en las que se leía “soy una hija” “soy un hijo”.
“Somos personas con derecho, no delincuentes como nos define el señor Trump”-dijo Garibay.
El grupo ha declarado que seguirá a Trump en todas sus presentaciones para recordarle que si alguien debe irse es él. “Vayase Trump”.