Rusia llama a la calma tras nueva prueba norcoreana con un misil

02/13/2017. El gobierno de Rusia llamó hoy a la moderación para evitar una escalada de la tensión regional tras la nueva prueba de misil llevada a cabo por parte del régimen comunista de Corea del Norte.

“En las circunstancias actuales llamamos a todas las partes interesadas a mostrar moderación y evitar acciones que puedan provocar una mayor escalada de la tensión”, destacó la cancillería rusa en un comunicado difundido por la agencia de noticias Sputnik.

“Estamos convencidos de que la resolución por medios políticos y diplomáticos no tiene alternativa y es la única vía para solucionar los problemas de la península de Corea, incluido el nuclear”, agregó.

El ejército norcoreano disparó ayer domingo un misil balístico de medio alcance desde la occidental base de Banghyon, en la provincia de Pyongyang del Norte, el cual recorrió una distancia de más de 500 kilómetros antes de caer en el mar de Japón.

“Consideramos que el lanzamiento de un misil balístico por parte de Corea del Norte es otra muestra de su desprecio desafiante a las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, señaló el Ministerio de Exteriores de Rusia.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reunirá este lunes en sesión extraordinaria para abordar el último desafío norcoreano, a petición de Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, cuyos gobiernos han acordado cooperar para frenar la escalada militar de Pyongyang.

Japón, afectado por algunas de las pruebas militares de Corea del Norte, exhortó a China a presionar a Pyongyang para detener los ensayos de misiles.

Durante una rueda de prensa, el vocero del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Geng Shuang, manifestó el rechazo de su nación a la prueba balística, pero consideró que todos los países deberían “asumir su responsabilidad” en el caso.

“China ha estado haciendo esfuerzos para resolver el problema. Nuestros esfuerzos son evidentes”, dijo Geng, en clara respuesta a la demanda de Japón y llamó a “todas las partes involucradas a mantener la calma y actuar con moderación”.

La tensión en la región ha escalado desde que Corea del Norte realizó el 6 de enero de 2016 su cuarta prueba nuclear y la primera en la que utilizó una bomba de hidrógeno, seguida un mes después del lanzamiento de un cohete de largo alcance.

Corea del Norte, que se proclamó potencia nuclear en 2005, también ha realizado ensayos atómicos subterráneos en 2006, 2009, 2013 y en septiembre de 2016, violando cuatro resoluciones anteriores adoptadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Pyongyang argumenta que la presencia de miles de soldados estadunidenses en Corea del Sur y la política “hostil” de Washington justifican su búsqueda de armas nucleares y misiles de largo alcance. Notimex