No se tienen noticias del Premio Nobel Liu Xiaobo, desde hace cuatro meses.

Gobierno chino lo mantiene incomunicado, su familia muestra preocupación.

Los familiares del premio nobel de la Paz Liu Xiaobo denunciaron hoy, a través de una organización defensora de los derechos humanos china, que las autoridades les impiden de forma ilegal visitar al preso político desde hace cuatro meses, cuando se supo que era el ganador del galardón.

Uno de los hermanos del preso Liu Xiaoguang señaló al Centro de Información para los Derechos Humanos y la Democracia, que desde octubre pasado no han recibido el permiso de las autoridades carcelarias para visitar a Liu, “lo que incumple la ley”.

Las autoridades presidiarias responsables de emitir dicho permiso no responden a los familiares del intelectual y escritor, que desde finales de 2009 cumple once años de condena por “subvertir el poder contra el Estado” tras firmar un manifiesto político pidiendo democracia en su país.

En estas circunstancias, la familia del disiden te dice sentirse muy preocupada por la situación del nobel, ya que no tienen noticias de él desde que su esposa pudo visitarlo brevemente el 10 de octubre para comunicarle que había recibido el premio sueco.

Otros presos políticos, como Tan Zuoren o Guo Quan, reciben la visita de sus familiares en la prisión una vez al mes, por lo que Liu Xiaoguang denunció que las autoridades carcelarias están cometiendo “una clara violación de la ley”.

La familia del intelectual, que inició su disidencia en el movimiento de estudiantes de Tianamen en 1989, se siente muy frustrada por no haber podido visitar a Liu con motivo del Año Nuevo Lunar chino (3 de febrero), un momento de reunión familiar de gran tradición en el país asiático, señala la ONG, con sede en Hong Kong.

“Creo que no podremos visitar a Liu en un futuro cercano”, señaló el hermano del preso, quien lamentó que no puedan mantener una comunicación con él cuando su padre está a punto de cumplir los 80 años.

Según esta misma fuente, la esposa del nobel, Liu Xia, que se encuentra también bajo un estricto arresto domiciliario en Pekín desde el 8 de octubre, pudo salir unas horas a comer con su familia en enero, coincidiendo con la visita que el presidente chino, Hu Jintao, realizó a Estados Unidos.

El hermano menor de la poetisa, Liu Tong, señaló a la ONG que en la comida estuvieron también presentes sus padres, en lo que se interpreta como un gesto del régimen chino para aliviar las críticas que recibe por mantener a Liu Xia bajo arresto sin cargo alguno.

Las autoridades mantienen incomunicada a Liu Xia tras cortar sus líneas telefónicas y su acceso a internet, e impiden la entrada de los octogenarios padres a su apartamento pequinés.

China, gobernada por el Partido Comunista desde 1949, encabeza las listas de violaciones de derechos humanos en los informes anuales de las organizaciones defensoras de los derechos humanos.