Grupo de peregrinos viajará de Miami a Cuba para visita del papa

Miami (AFP) – La comunidad de origen cubano en Estados Unidos debe sentir orgullo de que el papa Francisco vaya a la isla, afirmó este jueves el arzobispo de Miami, Thomas Wenski, quien encabezará una delegación de 189 peregrinos a Cuba.

“La comunidad cubano-estadounidense debe estar orgullosa de que el papa vaya a Cuba, de que considere a Cuba lo suficientemente importante para ir“, dijo Wenski a periodistas, tras un evento en el que la Arquidiócesis de Miami confirmó que la delegación de peregrinos estará conformada por cubanos, cubano-estadounidenses y norteamericanos.

“Los cubanos acá quieren lo mejor para Cuba, y esperamos que la visita cree condiciones para que lo mejor pueda surgir”, indicó el arzobispo de Miami, donde reside cerca de la mitad de la diáspora de dos millones de cubanos en Estados Unidos.

Wenski dijo que el papa argentino, que estará en Cuba del 19 al 22 de septiembre, será “muy bien recibido” porque jugó un rol importante de mediador en el acercamiento entre Washington y La Habana, que restablecieron relaciones diplomáticas en julio tras medio siglo de enemistad.

Los peregrinos viajarán a Cuba “en solidaridad con la Iglesia cubana, que ha acompañado al pueblo cubano” y para “respaldar a la Iglesia cubana en momentos en que mira hacia el futuro”, dijo.

La Iglesia católica promueve “un cambio” en Cuba pero un “cambio por vías pacíficas, y por eso es que en las tres visitas papales a Cuba se ha hablado de reconciliación”, señaló.

Los tiempos han cambiado mucho desde la histórica visita de Juan Pablo II a la isla en 1998, recordó Wenski, cuando en Miami la gente temía “que pudiera ser manipulado por los comunistas”.

Ante los “resultados positivos” de esa visita, “mucha gente que había tenido objeciones modificó su postura”.

“Tenemos que escuchar al pueblo cubano, y lo que se dice en las calles de Cuba es que el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos es algo bueno y les da esperanza, y que la visita del papa será para su beneficio y no de algún interés particular“, agregó Wenski.

Tras visitar Cuba, el pontífice viajará a Estados Unidos, para un encuentro con Barack Obama en la Casa Blanca y varias actividades religiosas en Washington, Nueva York y Filadelfia.