Donald Trump, protagonista del primer debate Republicano

Los aspirantes republicanos a la Casa Blanca tuvieron su primer debate televisivo, pero parece que no convencieron demasiado a los televidentes.

El primer debate televisivo de los republicanos se esperaba con ansias, los ciudadanos querían ver y escuchar a sus candidatos debatir sobre las propuestas de sus campañas pero los aspirantes montaron un espectáculo carente de propuestas concretas y repletas de referencias a Hillary Clinton, párrafo aparte merece la participación de Donald Trump.


Los precandidatos a la presidencia norteamericana se midieron en el pabellón Quicken Loans Arena de Cleveland (Ohio), en horario estelar por la cadena Fox.
El protagonista excluyente del debate fue el magnate Donald Trump cuya personalidad y comentarios lo convirtieron en el centro de atención, entre otras cosas el empresario declaró que de no ganar la nominación republicana no descarta el presentarse como candidato independiente en las elecciones de 2016.
El senador Marco Rubio y el gobernador de Ohio, Jhon Kasich fueron los más aplaudidos pero nadie dejo pasar el detalle de que ambos jugaban en casa.
El senador Rand Paul de Kentucky fue el que menos participo ocupando menos de cinco minutos, una de las criticas más contundentes fue las escasas posibilidades que tenían los precandidatos de interactuar por los pocos minutos y la cantidad de aspirantes.
Sobre temas candentes como la inmigración, la política exterior y el aborto ninguno de los aspirantes a la presidencia se movieron de su postura; entre los comentarios que más se destacaron pero que no sorprendieron, podemos mencionar las propuestas coincidentes de Trump y Rubio de construir un muro en la frontera de EEUU con México .
Criticaron la campaña militar contra los yihadistas que lleva adelante el Gobierno de Obama y prometieron mano dura contra el Estado Islámico.
Sobre el aborto los candidatos se mantuvieron firmes en su postura de estar en contra de dicha práctica pero con respecto al matrimonio homosexual y teniendo en cuenta la legalización en todo el país impuesta por el Tribunal Supremo mostraron una postura más amplia y a favor.
Los aspirantes a la Casa Blanca coincidieron al criticar la política exterior del gobierno de Obama diciendo que lo que se logró fue debilitar el país y las Fuerzas Armadas, no tomando las riendas de lo que definieron como una “ciberguerra” que planean Rusia y China contra Washington.
Uno de los momentos más candentes del debate fue cuando Donald Trump sin vueltas dijo “Tenemos un presidente que no sabe lo que hace” en referencia a Obama.