Demócratas apoyarán ley para proteger a 745 mil jóvenes “soñadores”

01/24/2017. WASHINGTON. El liderazgo demócrata del Senado se comprometió a hacer un frente común contra las eventuales medidas anti-inmigración del presidente Donald Trump y apoyar una nueva legislación para proteger a 745 mil jóvenes amparados bajo el DACA.

“Los demócratas del Senado estarán vigilantes y firmes en nuestro compromiso para mantener la promesa de Estados Unidos y blindar a los inmigrantes de las políticas del presidente Trump. No dudaremos ni claudicaremos”, señaló su líder, el demócrata de Nueva York Charles Schumer.

Aunque ninguna de las primeras nueve órdenes ejecutivas firmadas por Trump ha estado relacionada con migración, el nuevo gobierno estadunidense reiteró que será una de sus áreas prioritarias, incluida la construcción del muro en la frontera con México.

La lista de prioridades enumeradas en la nueva página de Internet de la Casa Blanca incluye además de poner fin a las ciudades santuario la deportación de inmigrantes con antecedentes criminales.

Organizaciones de defensa de la comunidad latina coinciden que los “dreamers” o soñadores, beneficiarios del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) están entre los más vulnerables, pues el gobierno federal tiene posesión de todos sus datos personales.

Pero en su primera rueda de prensa, el nuevo portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, reiteró que la prioridad no serán los “dreamers”, que por el momento gozan de permisos de trabajo por tres años, renovables, así como blindaje contra la deportación.

“El presidente ha sido muy, muy claro. Necesitamos dirigir nuestra atención sobre aquellos que están ilegalmente y que tienen record criminal o representan una amenaza al pueblo estadunidense”, señaló.

Trump planteó originalmente en su campaña derogar las órdenes ejecutivas de migración de Obama, pero el mes pasado pareció cambiar su posición al expresar su disposición a encontrar alguna solución satisfactoria para los “dreamers” y para el público.

“Vamos a hacer algo que hará feliz y orgullosa a la gente”, dijo en una entrevista con la revista Time, con motivo de su designación como Persona del Año 2016.

Pero un grupo bipartidista de legisladores decidió no esperar a las acciones de Trump e introdujo la llamada legislación “BRIDGE” que daría permisos laborales de tres años y alivio contra la deportación a aquellos que sean elegibles bajo las reglas de DACA.

Sus patrocinadores incluyen a los senadores, el demócrata Dick Durbin y el republicano Lindsay Graham, así como a los representantes, el demócrata Luis Gutiérrez y el republicano Mike Coffman.

“Si el presidente Trump rescinde DACA, sus acciones inhumanas partirán a las familias, dañarán a nuestras comunidades y devastarán a nuestra economía”, advirtió la senadora de origen mexicano de Nevada, Catherine Cortez-Masto.

Miembros de grupos de defensa de los “dreamers” renovaron el mismo tipo de activismo que desplegaron para lograr que el presidente Barack Obama impulsara la primera versión de DACA en noviembre de 2012.

“Estamos pidiendo a todos los miembros del Congreso –republicanos y demócratas, gobernadores, alcaldes y líderes que apoyan a las comunidades inmigrantes, a pedirle al presidente Trump que no se meta con DACA”, dijo la activista de United We Dream, Greisa Martínez.

“Y estamos pidiendo a toda la gente de conciencia a unirse a nosotros y a resistir. Nosotros somos #HereToStay y estamos organizados para ganar”, remató.

Durante la Marcha de las Mujeres en Washington, el cineasta Michael Moore se sumó al llamado de solidaridad con los inmigrantes indocumentados, especialmente mexicanos.

“Este es un momento muy peligroso. Así que cuando vengan a Nueva York por mis amigos mexicanos ¿quién está dispuesto a pararse frente al Puente George Washington y decir ‘No, hasta que pasen por mi’? ¿Quién está dispuesto a hacer eso?”, preguntó Moore a la multitud.

En Nueva York, desde noviembre pasado el alcalde demócrata Bill De Blasio lanzó una campaña para resistir posibles políticas de Donald Trump contra las minorías raciales, étnicas y religiosas, así como para tranquilizar a los residentes atemorizados por el próximo gobierno federal.

La campaña “#alwaysNewYork” deja en claro que las autoridades citadinas rehusarán cooperar con la administración Trump en caso que aplique políticas discriminatorias o anti-inmigrantes.

“Si el gobierno federal quiere nuestros oficiales de la policía separen a nuestras familias inmigrantes, nos rehusaremos a hacerlo”, subrayó el alcalde de origen italiano y casado con su esposa afroamericana.- Notimex