Corriendo por la Senda del Río Tíber en Roma Italia

CORRIENDO POR EL MUNDO

La Senda es bastante ancha, mucha gente corre sobre ella, parece que es un lugar habitual para hacer running y pasear en bicicleta. También existen bares flotantes en donde se puede tomar algo fresco disfrutando de una excelente vista. Al otro lado del Río en diferentes barcas flotantes existen clubes de Remo y navegación.

Uno que me impactó porque es una guardería de botes de Remo es el del RCC Tevere Remo. Al regreso por la misma senda le saque varias fotos.

Captura de Google Map recorrido en la senda del Río Tiber

La tranquilidad del Tíber nos acompaña en la senda junto a otros corredores, el día soleado y fresco, nos permite disfrutar del recorrido, desde el Puente Umberto I el sendero empieza a dar una gran  vuelta hacia mi izquierda.Continuamos corriendo enmarcados por una arboleda a ambas márgenes del río y a poco tiempo de correr pasamos el Ponte Cavour que lleva al Mausoleo de Augusto es un monumento funerario del siglo I a. C., de planta circular, allí se depositan los principales miembros de la dinastía Julio-Claudia. El mausoleo comenzó a ser construido por Augusto en el año 29 a. C. a su vuelta de Alejandría, tras haber conquistado Egipto.

Continuamos corriendo hasta el siguiente puente el Ponte Regina Margherita este puente conduce a la Piazza del Poppolo, es una de las plazas más célebres de Roma a pocos metros se encuentra Villa Borghese es un gran parque en la ciudad de Roma que incluye diferentes estilos de jardines, grandes áreas de los edificios, fuentes y estanques, también se encuentran la Villa Medici, la Galería Nacional de Arte Moderno, el Museo Carlo Bilotti, la terrazza del Pincio entre otros célebres edificios.
Casi nuestro recorrido termina porque regresaremos por el mismo camino que hicimos, completamos dos kilómetros hasta llegar al Ponte Pietro Nenni que también se lo conoce comúnmente como el “puente del Metro” la Línea A del metro pasa por encima de él, el único tramo a cielo abierto del metro. Al regresar al hotel por el mismo camino completamos el corto trayecto de 4 kilómetros.

Italia me regaló una corrida hermosa para recordarla por siempre plagada de unas vistas interesantes, pintorescas y llenas de historia por donde la mires.

Por: Nahuel Leto
Periodista y Fotógrafo Digital
Especialista en Comunicación Digital